Reflexiones sobre el derecho a la vivienda en el Día Mundial del Hábitat

4 octubre, 2021
derecho-a-la-vivienda

La fecha de hoy es muy apropiada para dialogar y reflexionar sobre el derecho a la vivienda. Elegido por las Naciones Unidas como el Día Mundial del Hábitat, desde 1985 en el primer lunes de octubre se celebra tal día como una invitación a la reflexión global sobre la situación de este derecho. El acceso a una vivienda adecuada es una de las necesidades más fundamentales de un ser humano y, alrededor del mundo, es una de las principales carencias.

Aparte de la declaración internacional de la ONU como forma institucionalizada de invocar este tema, es importante pensar que el acceso a la vivienda como derecho es una lucha político-social que abarca distintas dimensiones, en los ámbitos social, político y territorial, incluyendo conflictos de poder de orden geoeconómico y geopolítico.

El desafío es global y permanente como reflejo de las propias ciudades contemporáneas. La financiarización global de la vivienda es un hecho extremadamente marcado a partir de la primera década del siglo XXI, cuando la vivienda se transforma en mercancía como resultado de un largo proceso de deconstrucción del hábitat como bien social, pasando a ser un activo financiero (ROLNIK, 2015, p. 26).

Las ciudades contemporáneas prosperaron, según Raquel Rolnik, a partir de un contexto tecnocrático-inmobiliario. Y, por tanto, no habrá otra forma de reflexionar sobre el derecho a la vivienda sin considerar las fuerzas que mueven las ciudades.

Actualmente, se profundiza este contexto de la ciudad como mercancía regulada por el propio Estado, cuya consecuencia es la privatización de la vivienda, cambiando su perfil de derecho a bien de consumo. El efecto es que la lucha por la vivienda se convierte en una lucha ampliada y por derechos, una vez que los retrocesos sociales de los últimos años en diferentes partes del mundo se agudizan.

En este sentido, proteger la vivienda es cuestión de derecho humano. Esta es la temática del trabajo de fin de máster defendido por Irene Josa i Culleré y supervisado por Gabriela Fauth en el marco del Máster de Derechos Humanos, Democracia y Globalización de la UOC.

En el trabajo, titulado “Derecho a la vivienda y vulnerabilidad: Conceptualización y mapeo socio-espacial aplicado al caso del Área Metropolitana de Barcelona”, se investiga cómo se materializan las vulneraciones al derecho a la vivienda en el contexto español, especialmente en el caso del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). El trabajo averigua cómo el derecho humano a la vivienda se manifiesta en las ciudades del Norte global. Porque, no obstante, en la literatura el tema de la vivienda sea más recurrente en el llamado Sur global, Irene Josa examina las vulneraciones a partir del Norte global, reafirmando que, los países y las ciudades del norte igualmente tienes sures y nortes en sus territorios.

El estudio concluyó que los colectivos vulnerables varían en cada municipio, y para cada una de las dimensiones del derecho a la vivienda existen vulnerabilidades en distintos municipios. Es decir, la vulnerabilidad varía de municipio a municipio dependiendo del indicador que se está analizando. De la misma forma, las capacidades institucionales y las iniciativas ciudadanas no son homogéneas en el territorio.

Así pues, es esencial considerar la multiplicidad de barreras y oportunidades en el desarrollo de políticas y normativas. Además, las vulnerabilidades que existen en la actualidad nos demuestran la necesidad de seguir apostando por políticas que tengan en cuenta la diversidad de características de la ciudadanía y sus necesidades específicas. Para ello, la proporción que están tomando las iniciativas ciudadanas en esta área debe continuar conjugándose en el futuro con las capacidades institucionales actuales.

Entender que tanto la normativa[1] como el urbanismo y las políticas urbanas no son neutras en este proceso conlleva a la comprensión de por qué el suelo y la propiedad son las fuerzas más importantes en este debate.

De forma adicional, el escenario de la COVID-19 agravó aún más la inseguridad habitacional, reflejando en los años de 2020 y 2021 los efectos más perversos que la pandemia ha provocado en materia de derechos humanos.

Que este día 4 de octubre de 2021 tenga más relevancia.

Que sea el impulso para dar continuidad a los debates y embates tan necesarios sobre las violaciones al derecho a la vivienda como derecho humano y como respuesta directa a las limitaciones y a los nuevos desafíos históricos, políticos, económicos y sociales.

Que se permita nuevas lecturas sobre procesos ya tan precarizados y que estas sirvan de contribución a nuevas propuestas de políticas públicas en vivienda.


[1] A propósito, actualmente está en debate en el Congreso de los Diputados una nueva ley de la vivienda en España. Cabe destacar aquí, la importancia de tal ley, una vez que, un estudio reciente de Amnistía Internacional sobre el derecho a la vivienda en España destacaba el incumplimiento a nivel nacional de las obligaciones en material de derecho a una vivienda adecuada.


Referencias:

ROLNIK, R., Guerra dos lugares: a colonização da terra e da moradia na era das finanças, Boitempo: São Paulo, 2015.

Autores / Autoras
Licenciada en Derecho, Magíster en Urbanismo, Historia y Arquitectura de la Ciudad (UFSC), Doctorado en Derecho (CEDAT/URV), Postdoctorado en Urbanismo (PROURB/UFRJ). Investigadora del Laboratório de Direito e Urbanismo (LADU/PROURB/UFRJ). Profesora Lectora en los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, Programa Ciudad y Urbanismo.
Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos (UPC), Máster en Derechos Humanos, Democracia y Globalización (UOC). Doctoranda y profesora en la Escuela de Caminos de la UPC.  
Comentarios
Deja un comentario