Centralizar o descentralizar la respuesta a la COVID-19

22 junio, 2020
centralizacion-o-descentralizacion

El 25 de junio tuvo lugar la Digital Talk Centralisation vs. Decentralisation against COVID-19, organizada conjuntamente por el Diplocat y el CETC y moderada por Marc Sanjaume, profesor de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, con el objetivo de analizar la lucha contra la COVID-19 en estados compuestos y federales. Los ponentes, profesores de ámbito local e internacional, aportaron sus análisis sobre distintos casos de relación entre la COVID-19 y el reparto de poder territorial: Nicola McEwen (Reino Unido), Francesco Palermo (Italia), Johanna Schnabel (Alemania y Suiza), Mireia Grau (España). 

La Digital Talk abordó cuestiones cruciales para comprender las tensiones y claves de la centralización y descentralización en el caso de la COVID-19. Así como preguntas acerca de si resulta relevante la distribución territorial del poder a la hora de hacer frente a la crisis de la Covid-19; o si es similar la respuesta que se está dando a la enfermedad en los estados federales como Alemania o Suiza, que la de los estados centralizados como Francia o Portugal o los descentralizados como Reino Unido, España o Italia.

Preguntas relevantes para el policy making

La relevancia del debate sobre reparto del poder territorial y lucha contra la COVID19 es por lo menos de doble naturaleza. A corto plazo, es importante dilucidar la forma más eficaz para hacer frente a la pandemia desde las instituciones públicas. Los datos muestran una variabilidad notable sobre el impacto de la COVID19 en función de las medidas adoptadas. Ocurre que, en contextos descentralizados y federales, las medidas institucionales y de los sistemas de salud recaen sobre varios niveles de gobierno desde el nivel federal/central hasta el municipal. Las numerosas polémicas y tensiones políticas entre niveles de gobierno no son una exclusiva del debate político español. En verdad, las medidas contra la COVID19 han generado fricciones entre gobiernos en casi todos los estados compuestos del mundo.

En segundo lugar, a largo plazo parece razonable buscar respuestas contrastadas a las preguntas formuladas para mejorar la respuesta de dichos sistemas políticos a futuras amenazas globales de naturaleza similar. Las democracias, y por ende los sistemas políticos federales o descentralizados, son construcciones siempre inacabadas. Mejorar las relaciones intergubernamentales, el reparto de poderes y las políticas públicas en su conjunto parece una tarea imprescindible para seguir ampliando los horizontes de acomodo de la diversidad, eficacia y división de poderes propios de la tradición federal.    

Argumentos y evidencias contradictorias

Los argumentos que se suelen manejar sobre la relación entre descentralización y respuestas a emergencias de varios tipos no siempre han sido testados empíricamente. La mayoría de los argumentos parten de apriorismos teóricos. Así, ante situaciones de emergencia o inseguridad, la centralización suele ganar puntos al implicar, supuestamente, un mayor control de la situación, más efectividad y un liderazgo político fuerte. La respuesta de China a la COVID19, inicialmente caracterizada en esos términos, correspondería al ideal centralizador. Sin embargo, también se suelen proponer argumentos contrarios a la centralización que ven en el mantenimiento del reparto de poderes territoriales una mayor capacidad de adaptación, proximidad al ciudadano, legitimidad e innovación mediante la comparabilidad entre respuestas distintas en un mismo país.   

La realidad es que la evidencia de que disponemos es aún muy superficial. Si bien es cierto que en casos de emergencias relacionadas con catástrofes naturales se han evidenciado carencias en los sistemas federales (por ejemplo, en la respuesta a los efectos del huracán Katrina en los Estados Unidos), la COVID19 ofrece ejemplos de éxito en la coordinación descentralizada y federal (por ejemplo, el caso de Canadá) aunque no exentos de polémicas. Factores como los niveles de polarización política, los tipos de descentralización o las características de los sistemas de salud parecen ser relevantes para dilucidar la variabilidad en los efectos de las respuestas a la COVID19.  

Mirar al futuro

El reciente informe de la OCDE titulado The territorial impact of COVID-19: Managing the crisis across levels of government admite la existencia de una gran heterogeneidad territorial en el impacto del coronavirus dentro cada país e incluye en sus propuestas a los gobiernos de los estados miembros recomendaciones de mayor coordinación entre territorios y gobiernos para hacer frente a la crisis des de la gobernanza multinivel. En la misma línea, la Digital Talk Centralisation vs. Decentralisation against COVID-19, trató de contribuir al debate des de los análisis de expertos en federalismo y la evidencia empírica en distintos países.      

Si te perdiste el debate, puedes verlo en este enlace:

Autor / Autora
Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Pompeu Fabra. Profesor de Ciencia Política en la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) y Profesor asociado en la Universidad Pompeu Fabra (UPF). Miembro del Grupo de Investigación en Teoría Política (GRTP) Anteriormente, ha sido Asesor en materia de política comparada del autogobierno en el Institut d'Estudis de l'Autogovern e investigador visitante en la Universidad de Edimburgo (Escocia, Reino Unido) y en la Universidad de Laval (Quebec, Canadá). También ha sido investigador postdoctoral en el Centro de recherche interdisciplinaire sur la diversidad te la démocratie de la Université du Québec à Montréal (UQAM).
Comentarios
nuria22 junio, 2020 a las 3:52 pm

Hola, qué interesante. ¿Cómo me puedo apuntar a esta charla?
gracias

Responder
Deja un comentario