Acerca de “Twitter como espacio de transformación y debate político”

24 febrero, 2020
móvil-twitter

Desde el comienzo de Twitter, Facebook y otras redes sociales, los políticos han aumentado su presencia en Internet para llegar a muchos seguidores potenciales y mantenerse al día con los electores. Hoy, cuando se realiza una campaña política, es casi necesario tener presencia en la web para que los votantes conozcan su nombre y sus posiciones sobre ciertos temas clave, además de interactuar con sus seguidores (sean posibles votantes o no).

Entonces, ¿podrían las redes sociales estar mejorando el juego de la política para el futuro?

Twitter y la diversidad política

Recientemente, Rosa Borge, experta en Participación Política y profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, publicó junto a Marc Esteve del Valle, experto en Comunicación y profesor de la Universidad de Groningen (Países Bajos) un artículo en El País donde analizaban “Twitter como espacio de transformación y debate político”.

En dicho artículo, se argumenta que, en el inicio de las redes sociales, se creía que democratizarían el debate público, fomentarían el compromiso cívico y el capital social y aumentarían la calidad de la representación política. Y podríamos estar en camino. Los autores afirman que “Twitter puede desempeñar funciones transformadoras de la política partidista, como el surgimiento de nuevos líderes de opinión que no ostentan cargos oficiales en los partidos, o facilitar la interacción, debate y réplica personalizada entre parlamentarios de distintos partidos”.

Si bien algunos detractores piensan que en las plataformas de redes sociales los individuos están expuestos principalmente a opiniones políticas de ideas afines – lo que provocaría la polarización política – Borge y Esteve argumentan, citando un estudio del investigador Pablo Barberá, que estas ideas no se corresponden con los resultados de estudios recientes: “la mayoría de los usuarios de Twitter se expone a una gran diversidad política en sus redes sociales y los individuos que reciben mensajes políticos diversos a través de este canal moderan sus posiciones políticas a lo largo del tiempo”.

Más participación y pluralidad

El papel de las redes sociales en la política es un tema controvertido. Y que genera debate en las mismas. Ismael López-Peña, experto en Políticas Públicas y ex profesor de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, escribía en su perfil de Twitter que “el entorno digital ayuda a que nuevos colectivos se acerquen a la política, que haya propuestas más plurales, que no participen sólo los sospechosos habituales (y sus sesgos). En definitiva, que se rompa el monopolio de la política” a raíz de un comentario negativo acerca de la denominada política 2.0.

Si la comunicación política por medio de las redes sociales tiene el potencial de permitir un mayor diálogo entre los representantes políticos y el público y la oportunidad de crear una democracia más comunicativa y envolvente, todavía no estamos allí. Para llegar a ello, concluyen Borge y Esteve, es “fundamental analizar de forma empírica y sistemática los usos políticos que se dan en esta red, así como sus efectos concretos sobre la cultura y el sistema político y el funcionamiento de la democracia”.

Autor / Autora
Editora de Continguts // Editora de Contenidos
Comentarios
Deja un comentario