Big Data e Inteligencia Artificial como frentes de la lucha contra la ciberdelincuencia

El Big Data y la Inteligencia Artificial pueden ayudarnos a luchar de forma más eficaz contra la ciberdelincuencia.

Ante los retos impuestos tanto por la delincuencia tradicional como por la ciberdelincuencia (entendida como el conjunto de conductas delictivas acaecidas en el ciberespacio), las respuestas a los mismos deben pasar por un uso de las nuevas tecnologías así como de la cooperación policial. Este uso de nuevas tecnologías es necesario ante el alud de situaciones de riesgo a las que el ciudadano se ve expuesto a diario, ya sea navegando por internet o consultando correos electrónicos, por poner dos simples ejemplos de interacciones cotidianas con el mundo virtual.  

Big data: perfilación geográfica

El uso de big data y su posterior análisis se ha convertido en una importante herramienta para las fuerzas policiales. De hecho, la literatura científica ya empieza a reunir numerosos ejemplos de su uso para detectar o prevenir la delincuencia, como por ejemplo la perfilación geográfica o el llamado predictive policing. Como todo (relativamente) nuevo modelo, el uso de big data en relación con la persecución de conductas criminales tiene sus defensores y críticos. Entre los primeros se encuentran aquéllos que enfatizan su efectividad en el control del delito, así como la objetividad con la que obligaría a operar a las fuerzas policiales. Los detractores del uso de big data dudan de su constitucionalidad y de su eficacia, que se puede ver fácilmente lastrada por distorsiones en los datos. Aún así, su aplicabilidad a diferentes campos de la delincuencia es innegable. Una actividad delictiva dentro de este campo que sería especialmente útil investigar desde la perspectiva del big data es el blanqueo de capitales: por un lado, porque hay datos listos para ser analizados tanto desde el sector público como del privado; por otro, porque son datos que contienen información concreta y lista para ser analizada desde una óptica cuantitativa. Otro ejemplo es el Project debit-credit card de los Países Bajos, en el que a partir de datos de terceros se intentan analizar patrones predictivos que permitan detectar transacciones fraudulentas.   

Inteligencia artificial: digital forensics

Respecto al tema de la inteligencia artificial, ya en 2016 el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología americano establecía en su National Artificial Intelligence Research and Development Strategic Plan que la inteligencia artificial es vista como el potencial para revolucionar la forma en que vivimos, trabajamos, aprendemos, descubrimos y nos comunicamos. Además, la inteligencia artificial puede extenderse a los intereses nacionales en prosperidad económica, educación, calidad de vida y seguridad. Desde la criminología y el derecho penal es importante plantearse cuestiones fundamentales sobre, sin ir más lejos, el papel de la robótica (la llamada criminología de la automatización): será necesario repensar nuestra concepción de la responsabilidad penal, ya que las nociones de persona, capacidad y culpabilidad se verán afectadas. A su vez, también debemos plantearnos cómo la inteligencia artificial puede ayudar a las fuerzas del orden a la automatización del análisis de evidencias, sobretodo en la resolución de ciberdelitos a través de digital forensics. Así, la aplicación de herramientas automatizadas, capaz de una búsqueda exhaustiva para explorar la evidencia e ir mucho más allá del alcance de la observación humana, seguramente se convertirá en un gran avance con un impacto inmediato en la investigación práctica de escenarios de delitos. A mediano y largo plazo podríamos encontrar un escenario en el que las autoridades policiales, las agencias de inteligencia, los criminólogos, los fiscales, los abogados y los jueces cuenten con sistemas de apoyo a las decisiones que pueden ayudarlos efectivamente en sus actividades. La adopción de tales sistemas puede contribuir a que los procedimientos legales sean más claros y rápidos, y también, en algunos aspectos, más fiables.

Los resultados arrojados por herramientas creadas para la detección, prevención y persecución de la ciberdelincuencia nos permiten entrever resultados prometedores en la lucha contra la misma des del Big Data y la Inteligencia Artificial

Tanto la investigación académica como algunos de los resultados arrojados por herramientas creadas para la detección, prevención y persecución de la ciberdelincuencia nos permiten entrever resultados prometedores en la lucha contra la misma desde los dos frentes analizados en esta entrada. Desde el Grado en Criminología de la UOC impulsamos la investigación criminológica en este campo desde diferentes perspectivas: con nuestras investigaciones empíricas, con la organización de jornadas (p.e. IX Jornada de Criminología: inteligencia artificial y ciberdelincuencia) o con el inminente lanzamiento del Máster Universitario en Ciberdelincuencia.